No nos dejemos llevar por la euforia

screenshot.284

Mariano Rajoy deja de ser Presidente del Gobierno al triunfar la moción de censura

 

Reconozco que produce una sensación de placer bastante reconfortante ver cómo una lista importante de partidos diferentes entre sí se han unido para hacer frente común en un objetivo claro, echar a la peste franquista, corrupta y ladrona que ha esquilmado las instituciones de este país desde 2011. En esta moción de censura todos los partidos han estado a la altura, cediendo en parte de sus propias pretensiones y principios, como es el caso de aceptar los presupuestos del PP que convencieron al PNV pero a nadie más, o las infinitas diferencias ideológicas con el PSOE,  que en buena parte de los grandes temas se encuentra en la misma acera ideológica que el PP, si bien es verdad, que da más seguridad un PSOE gobernando con las ataduras de los partidos nacionalistas periféricos y Podemos.

Toda una oleada de euforia se ha desatado entre los partidos favorables a la moción, que son todos menos PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias. Algunos ya vislumbran un Frente Popular encabezado por Pedro Sánchez, que inicie las reformas democráticas necesarias para recuperar el destrozo hecho por el PP en estos últimos años, y es ahí donde creo que muchos se equivocan. No olvidemos que quien manda aquí es el Ibex, y el Congreso no es más que una representación teatral con el que cubrir de cierto barniz democrático la a todas luces carente de naturaleza democrática democracia liberal occidental en la que estamos inscritos.

Es aquí donde vengo a aguar la fiesta a quien quiera leer y se encuentre inmerso en el jolgorio colectivo que esta moción ha provocado, pero Pedro Sánchez es un líder emocionalmente inestable, la coherencia en sus principios nunca ha sido su fuerte. Hay que recordar que Pedro Sánchez es aquel que viajó a Portugal para tomar nota del gobierno de izquierdas que allí formaban socialistas, comunistas y ecologistas y a la semana siguiente formó un pacto de gobierno con Ciudadanos. Es el mismo Pedro Sánchez que un día decía que Telefónica y El País le habían amenazado si pactaba con Podemos, y al día siguiente decía que Podemos tenía la culpa por no votar su pacto con Ciudadanos. El mismo que llegó a la Secretaría hablando de plurinacionalidad y que al día siguiente apoyó el 155, los golpes policiales y la cárcel para políticos catalanes.

Con este currículum, debemos prever que será muy difícil que Pedro Sánchez aguante la guerra mediática que el Ibex ya está preparando contra él, la oposición del PP y de Ciudadanos será salvaje, caníbal, en sintonía con la oposición que desde hoy ejercerán los viejos dinosaurios del PSOE, Felipe González, Ibarra, Guerra, Leguina, Bono, Corcuera…

Esto me lleva a hacer el siguiente pronóstico: Pedro Sánchez no aguantará, y en la menor brevedad posible de tiempo convocará elecciones. En dichas elecciones, el 70% de españoles devolverá a la derecha (sin importar el porcentaje de azul y naranja) a su porción habitual del Congreso que ronda los 180 escaños, y con ello, todo volverá a la normalidad, el PSOE de Pedro Sánchez se olvidará de la ilusión generada tras echar a Rajoy del Poder, y volverá a unirse a la coalición natural no declarada que dicta el Ibex. La coalición PPSOECS volverá a ponerse en marcha con la sensación de haberse curado de la corrupción para hacer lo que mejor saben, gobernar para la minoría privilegiada y machacar a la mayoría trabajadora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s