Referendum 1-O: ¡Corred insensatos!

referendum-1O.jpg

A pesar de vivir en la meseta, siempre he sido bastante posibilista con el asunto de la autodeterminación. Siempre creí que sería posible que algún día mis conciudadanos entenderían que la única manera de hacer salvaguardar esa unidad que con tanto recelo protegen, es la de reconocer legalmente el derecho a decidir, e incorporar en la Constitución una serie de artículos que regulen los parámetros en los que se debería mover un referendum pactado entre Cataluña y España en el que decidan los catalanes cual es su destino.

Sin embargo, creo que la cuerda se ha tensado demasiado, y ya no queda tiempo para ensoñaciones, todo llega tarde y mal, España nunca cambiará. Cataluña lleva siglos intentando cambiar España y hacerla más democrática, pero la cabra siempre tira al monte. Hace 15 años, el independentismo estaba al 20%. Con la nefasta gestión del Estatut y la irresponsable oposición del PP agitando la catalanofobia a lo largo y ancho de España, en solamente 10 años ascendió a más de 30%, situación a la que cualquier estadista minimamente audaz hubiera sabido adelantarse preparando los cimientos de una reforma Constitucional que hubiera dado salida política a la que se avecinaba, pero mientras el independentismo crecía a pasos agigantados ¿Qué obtuvimos al otro lado? nula comprensión y más inmovilismo. Esto ha hecho que millones de catalanes hayan desconectado emocionalmente con España, una pérdida casi irrecuperable que lanza al independentismo superando por primera vez el 40% de apoyo.

Ante esta situación, miro con estupor cual es la respuesta que se está dando al otro lado del Ebro. Según una encuesta de El Mundo que me creo a pies juntillas, más del 60% de españoles estaría a favor de dar una respuesta coercitiva a este conflicto político, aplicar el artículo 155, eliminar la autonomía y llenar Cataluña de policías para perseguir urnas. Hemos visto nacionalistas exaltados vitoreando coches de la Guardia Civil al grito de “A por ellos” en escenas que rozan el fascismo, y mientras, la parte que se supone menos mala, la forma una progresía que sigue montada en su unicornio, apegada a un españolismo que no sabe disimular y argumentando que está a favor de un referendum pactado, pero pactado con los mismos que dicen que jamás aceptarán pactar.

Ante semejante bochorno ¿Es el referendum del 1-O legal? Digamos que podría ser mejor… ¿Ofrece garantías? No. ¿Se desarrollará en condiciones de normalidad democrática? No. Pero ¿qué cabe esperar con un estado que nunca ha entendido ni ha escuchado? no ha quedado más remedio. El 1-O los catalanes harán lo que buenamente puedan y les permita la barbarie reinante. Yo por mi parte, desde el más fraternal amor le deseo al pueblo de Cataluña un gran éxito en la consulta, que se quite las cadenas de este estado tardofranquista y que su acto sirva para abrir los ojos de otros pueblos. Catalanes, no estáis solos, el mundo os está observando, el mundo os comprende y os apoya en vuestra huida, así que el próximo domingo ¡Corred insensatos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cataluña y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s