Demográficamente, NO podemos

Illustrator_2016-05-13_20-55-35

Nos acabamos de enterar de que UNIDOS PODEMOS será el nombre con el que acudan las fuerzas progresistas del cambio en las elecciones del 26-J. Me incluyo entre los ilusionados con este hito histórico que ha supuesto unión en la izquierda, en lugar de la tradicional división que la famosa escena de La vida de Brian tan bien retrata. Pero mi esperanza se ve frenada ante una realidad demográfica irrefutable. Si nos atenemos a los resultados del 20-D existen 15 millones de votantes de derechas que suponen un claro dique de contención que impide el cambio, y se reparten de la siguiente manera.

  • Conservadores: Son los que simpatizan con la ideología heredera de la dictadura, de valores religiosos y tradicionales, actualmente son 7 millones de votantes.
  • Social-liberales: Españoles que dicen ser de izquierdas pero defienden políticas económicas liberales al servicio de las grandes fortunas, son algo más de 5 millones.
  • Neoliberales: Son 3 millones de conservadores que, hartos de la corrupción sistemática y unos valores demasiado anticuados defienden unas ideas renovadas con la misma esencia pero con una política social algo menos retrógrada y una política económica al servicio del dogma dominante actual.

A esto hay que añadir que la ley electoral prima las zonas rurales, donde solamente llega la información controlada por el IBEX 35 y donde el voto mayor de 65 años es mayoritariamente conservador, dándole más peso electoral del que tendría con una ley proporcional.

Estos tres espacios sociológicos, diferentes entre si pero unidos en lo esencial, dan (recordando los últimos resultados electorales) una suma de 253 escaños de 350 a los partidos controlados por los poderes financieros, y ahí está lo verdaderamente grave, porque demográficamente por muchas elecciones que haya, esos 15 millones de españoles se van a mover bajo parámetros muy similares que se traducirán al servicio de las élites y contra la mayoría trabajadora, como por ejemplo la defensa del TTIP, el modificado artículo 135, una legislación al servicio de las corporaciones y una política económica al servicio del FMI. Por no decir la visión centralista de España que niega su diversidad y plurinacionalidad, con una política intransigente y contraproducente hacia el proceso catalán.

Es un análisis pesimista, pero no sería la primera vez que pasadas unas elecciones dijéramos “tenemos lo que nos merecemos”. Los españoles son así, y mientras no despierten, nada cambiará.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Demográficamente, NO podemos

  1. Dodi Ans dijo:

    Bueno, bueno, quince millones de los cuarenta y seis que hay en España… Quedan más de treinta millones de personas que por lo visto no son del PPSOEC´s. Demográficamente sí que dan los números. Otra cosa es tener un congreso que NO REPRESENTA a la mayoría social del país.

    • disidente dijo:

      Los españoles con derecho a voto son bastantes menos que 46 millones, importante el número de españoles que teniendo derecho a voto, se abstienen, yo solo veo esperanza si se consigue hacer despertar a ese grueso que por x razones deciden quedarse en casa.

      • Dario Sanchez Sotos dijo:

        Ahí tienes razón. Aunque tampoco hay que olvidar a los emigrantes que votan desde fuera. Y sí, despertar a esa mayoría “pasiva” es crucial. Aunque entre ellos se encuentran muchos anarquistas que de “dormidos” tienen muy poco.

  2. ECG. dijo:

    Los social-liberales PSOEros no soportan al PP. Tampoco soportan a Unidos Podemos, pero la corrupción del PP hace demasiada mella en ellos como para preferirlos. Además, aún se creen de izquierdas, y es lógico que miren hacia el lado izquierdo del tablero.
    Hace unos meses, allá por septiembre (poco antes de las catalanas), di una pequeña charla-conferencia sobre la historia del PSUC a los del Círculo Podem Girona (más que nada para que se situaran y supieran quiénes eran sus compañeros de barco en CSQEP), y al final de ella les expliqué que, por poco que nos gustara, además de un entendimiento con IU a nivel nacional iba a acabar haciendo falta entenderse también con el PSOE por poco que nos gustara. Reconcho, cómo odio tener razón…

  3. No comparto su pesimismo estimado Disidente, las ideologías de clase no son uniformes y fijas como dos equipos diferenciados en un campo de fútbol, son fluidas con el paso del tiempo y las circunstancias. Tanto el PSOE como el PP han tenido que ganarse el voto de los trabajadores para poder asentarse en el gobierno, y estas son precisamente la clase más castigada por sus políticas, sin olvidar que hay muchos de ellos que ni siquiera tienen claro si son de izquierdas o de derechas.

    Por lo tanto la clave está en ganar la lucha ideológica, creando un clima de opinión favorable a tus políticas e ideologías (como muy bien ha hecho Podemos desde sus inicios, guste o no su programa) y así ganarte el apoyo popular, fuente de poder de la oligarquía española. De ahí la desesperada guerra mediática contra Podemos con tal de dividir a sus votantes y evitar que se sumen a la formación morada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s