Ibexland

ibexland

Esta es la historia de un lugar llamado Ibexland. Ibexland era un lugar donde todos los obreritos vivían y jugaban, donde nacían y morían. Y ellos vivían de la misma manera que tú y yo lo hacemos. Incluso tenían un parlamento y cada cuatro años tenían elecciones. Caminaban rumbo a las urnas y votaban. Algunos hasta obtenían alguna ventaja, una ventaja que recibían cada cuatro años, como es lo normal. Tal como nos pasa a ti y a mí. Y cada día de elecciones todos los obreritos acostumbraban a ir a las urnas y elegían un gobierno. Un gobierno formado por enormes y gordos hombres del Ibex.

Estos hombres del Ibex eran buenos compañeros, conducían el gobierno dignamente, elaboraban buenas leyes, es decir, leyes buenas para el Ibex. Y estas leyes que eran buenas para ellos, no eran muy favorables para los obreritos.

Una de las leyes decía, que las multinacionales energéticas fijarían el precio de la luz, sin embargo prohibía por decreto la entrada de la batería de Tesla que permitiría el autoconsumo. Otra ley decía, que los obreritos deberían seguir pagando la hipoteca al banco a pesar de que este le expulsara de su casa por no poder pagarla. de la misma manera que, el gobierno dejaba que las multinacionales de la electricidad expropiaran áticos de pisos para utilizarlos en su provecho, pero se oponía a expropiar pisos vacíos para alquilarlos a familias desahuciadas. Todas estas leyes, eran buenas para los hombres del Ibex, aunque para los obreritos eran bastante duras. Y cuando los obreritos lo tuvieron más y más difícil, y se cansaron de aguantar, dijeron de hacer algo al respecto.

Entonces, fueron en masa a las urnas, votaron contra los hombres del Ibex azules y eligieron hombres del Ibex rojos. Los hombres del Ibex rojos lanzaron una campaña genial, dijeron: “todo lo que necesita Ibexland, es una visión de futuro”, y terminaron prometiendo “el problema de Ibexland, son las diferencias abismales entre ricos y pobres, si nos votas, gobernaremos para la mayoría”. Y lo hicieron, gobernaron para la mayoría del Ibex, impidieron diez veces leyes que protegían a los desahuciados y ampliaron el número de juzgados para agilizarlos, ahora el hombre/mayordomo del Ibex podía entrar como consejero en una de sus empresas para cobrarse los servicios prestados, y la vida para los obreritos, se tornó más complicada. Y cuando no pudieron soportarlo más, votaron contra los hombres del Ibex rojos y pusieron a los azules de nuevo.

Para luego regresar a los rojos y de ahí a los azules otra vez. En su desesperación, intentaron confiar en hombres del Ibex de color naranja, que eran hombres del Ibex que intentaban sonar como obreritos y gente de la calle pero vivían como hombres del Ibex. Verán amigos míos, el problema no estaba en el color de los hombres del Ibex, el problema estaba en que eran hombres del Ibex.

Y como son hombres del Ibex, naturalmente miraban por los intereses del Ibex y no los de los obreritos. Finalmente, llegó desde lejos un obrerito que tuvo una idea. Mis amigos, atentos a las palabras del humilde compañero, el obrerito les dijo: “miren, compañeros ¿por qué seguimos eligiendo un gobierno hecho por hombres del Ibex?, ¿porqué no elegimos un gobierno de obreritos, para defender los derechos de los de abajo contra el abuso de los de arriba?” La prensa, controlada el Ibex, rápidamente le señaló y gritó “OHHH, es un POPULISTA”, así que lo difamaron día y noche hasta que los obreritos, la mayoría ignorantes y poco formados intelectualmente, lo abandonaron y siguieron creyendo en que los intereses de los hombres del Ibex eran también sus intereses, y prefirieron seguir creyendo que la solución a sus miserables vidas residía en alternar entre los hombres del Ibex rojos, azules y naranjas.

——————————————————————————————————–

Esta historia está basada en la fábula de “Mouseland” del canadiense Tommy Douglas, solo que en esta versión, no hay moraleja, no hay final feliz, no hay catarsis. ¿Por qué? Porque esto es España, quiero decir… esto es Ibexland, y los obreros nunca dejarán de ser de derechas y servir a los mayordomos del Ibex, manipulados por los medios que ellos controlan y les hacen creer que solo ellos pueden sacar el país adelante cuando lo único que hacen es enriquecerse a costa del prójimo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s