[UCRONÍA] La Transición Alemana

transicionalemana

28 de Abril de 2015. Como cada año, la Wehrmacht desfila orgullosa conmemorando el día de Alemania (antes, Día de la Raza o día de la victoria). Los alegres pasos al son de Erika, se difuminan entre una sociedad alemana aún hoy dividida, mientras unos lucen orgullosos la bandera constitucional en un acto de patriotismo, otros evitan ensalzarla por su incómodo parecido a su negro pasado, y es que casi 30 años de brutal dictadura parecen dificultar la cicatrización de unas heridas que fueron incapaces de cerrar por una transición cada vez más cuestionada, pero quizá vayamos demasiado rápido, empecemos por el principio.

Nadie se imaginaba el 8 de noviembre de 1939 el giro que daría la historia cuando el atentado en la cervecería Bürgerbräukeller (aún sin esclarecerse su autoría) acababa con la vida de Adolf Hitler y su cúpula, y con ellos, toda su política estratégica. Los preparativos para invadir sin límites y enfrentarse al mundo entero por un Reich de 1000 años, fueron frenados ipso facto por el führer sustituto Claus von Stauffenberg, mucho más astuto y mejor estratega, supo entrelazar acción militar y diplomacia política para, al mismo tiempo, mientras Europa quedaba invadida por el nazismo, lograba salvar un pacto de no agresión con la URSS y frenar la altivez japonesa hacia EEUU. El mundo miraba atónito el poderío alemán donde Gran Bretaña se quedaba sola en su lucha contra el nazismo.

Pero si en algo están de acuerdo todos los historiadores, es que lo que hizo posible la victoria alemana en la Segunda Guerra Mundial fue el engaño al que sometió el führer al Caudillo de España, Francisco Franco. Falto de escrúpulos ante el anterior apoyo prestado por Hitler para ganar la Guerra Civil, Claus von Stauffenberg prometió el oro y el moro a Franco para que le diera acceso militar. Una vez cruzada la península ibérica, los acuerdos para entregar el norte de Africa a España cayeron en saco roto. No resultó difícil ampliar la ocupación nazi más abajo de los pirineos, tomar el control de Gibraltar, con ello hacerse fuerte en todo el mediterraneo y poner en jaque a Reino Unido alargando la guerra más de lo previsto. no prosperó ningún desembarco alemán en las islas británicas, pero Europa permaneció intacta en manos nazis hasta el 29 de Abril de 1950 con la capitulación de los británicos y la obligatoria necesidad (a la que sí se asomó EEUU) de negociar un acuerdo conjunto para sentar las bases del sombrío futuro que le esperaría a Europa bajo el yugo nazi.

Alemania cedió ante EEUU rebajando la represión judía a cambio de un acuerdo económico y anticomunista con ellos y Reino Unido. En Europa se impondría pues un régimen que protegiera a la oligarquía ante el sentimiento de impotencia y engaño de la URSS, quien ya no podía reaccionar ante la posición estratégica de los socios anglosajones. Por lo demás, Alemania hizo y deshizo a su antojo sin que nadie la frenara. Comunistas, socialistas, homosexuales y diversas minorías étnicas fueron violentamente reprimidos y masacrados en una Europa que avanzaba sin remedio a la centralización cultural, política y económica alemana.

Pero como no hay mal que cien años dure, el Régimen no envejecía bien ante el paso de los años, y con la muerte de Claus von Stauffenberg el 20 de Noviembre de 1975, la CIA y Reino Unido dieron un paso para conminar al debilitado Reich a que abriera las puertas a una transición sin cambios bruscos que desembocara en una democracia liberal al estilo anglosajón. Con la muerte del carismático führer parece que murieron también los viejos ideales nazis, y la idea interna de reformar el Reich cambiando la carcasa pero a la vez liderando el cambio en todo momento sedujo a la mayoría de dirigentes en el Reichtag.

Las medidas cosméticas para seducir a una población esperanzada no se hicieron esperar, hubo una apertura política que permitió a las diferentes fuerzas políticas participar en la vida, con unas elecciones libres celebradas en 1982 por primera vez donde arrasó el Partido Socialdemócrata Alemán y donde el partido de la Alianza Alemana fundado por viejos ministros nazis tuvo un introvertido resultado resultado. La siguiente cuestión en poner en marcha fue el difícil encaje territorial, pero afortunadamente todas las opciones políticas cedieron un poco en sus pretensiones para lograr que la deseada descentralización, mediante la cual, el Tercer Reich pasaba a ceder la soberanía política a los estados ocupados en la guerra, dentro de la indivisible Unión Europea pactada en la nueva Constitución, dejada esta en manos de la Wehrmacht, que sería la última en garantizar tal innegociable punto.

Esta fue una transición que asombró al mundo y que fue catalogada de modélica y exportable a otros estados con regímenes totalitarios, pero ya han pasado varias generaciones, y a muchos jóvenes como yo se nos empieza a caer el mito de la gloriosa transición alemana (hasta aquí la historia oficial que nos cuentan en los medios y en los colegios), quizá no supimos leer la letra pequeña, quizá no quedaba otra que agachar la cabeza, yo que sé, pero lo que cada vez tenemos más claro muchos, treinta años después, es que Alemania, al igual que en al Guerra, volvió a ganar con su infalible astucia política. Donde nos contaron que habría una apertura política para que todas las opciones políticas tuvieran representación, hemos visto como los socialdemócratas se adaptaron a las exigencias de los nazis para llevarse parte del pastel y alternarse en el poder, con una ley electoral también pactada para que jamás gane la izquierda. Nuestros muertos jamás fueron reconocidos ni sacados de las cunetas en esta Unión Europea supuestamente democrática, ningún criminal nazi ha pagado por sus delitos, todavía tenemos que soportar la humillación de pasear por calles con nombres de genocidas nazis, los diversos gobiernos de Alianza Alemana se han opuesto reiteradamente a retirar las condecoraciones a Goebels, Hitler y demás artífices del Tercer Reich, tenemos que soportar ver un Nido de las Águilas convertido en monumento turístico que nos recuerda cada día la victoria de la opresión y la tiranía sobre los demócratas, un Bundesrat inútil que funciona como geriátrico de nazis. los mismos jueces que actuaban implacable contra el enemigo blochevique pasaron a ocupar las instituciones democráticas al día siguiente, los policías que torturaban y asesinaban con total impunidad a los enemigos políticos del Reich hoy son quienes nos sirven y protegen, por no mencionar la tomadura de pelo que supuso la famosa “descentralización” en la cual Alemania cedió la soberanía política pero no la económica, y con su Banco Central Europeo hace que los estados de la periferia bailemos al son de su música. Bien podría afirmarse hoy que los que nuestros padres aplaudieron hace 30 años como la llegada de la democracia, no fue otra cosa más que la transformación inteligente a un IV Reich no declarado, lo cambiaron todo para que nada cambiara de verdad y además nosotros, el pueblo, no demos problemas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s