#VistalegreSiSePuede Elegir entre el Club de la lucha o el Proyecto Mayhem

sisepuede

Estos días está en juego la estructura de PODEMOS de cara a las próximas elecciones y a su existencia como partido a largo plazo en el panorama político español, en una asamblea sin precedentes todo se va a discutir y hablar, de hecho la decisión está al alcance de todo el mundo, donde solo tiene que darse de alta en esta página y votar las cinco propuestas que más te atraigan. Finalmente, las cinco más votadas serán incluídas en el programa del partido antes de decidir su estructura interna.

En cuanto a esto, existen dos modelos diferentes de partido que han cobrado fuerza, la propuesta de Pablo Iglesias Claro que podemos y la de Pablo Echenique Sumando Podemos. Y entre estos dos modelos (no tan diferentes a priori entre ellos) habrá que elegir.

A grandes rasgos, la propuesta de Pablo Iglesias hace hincapié en el valor de los registrados, de modo que no influya el que sean más participativos o menos (eso debilita el poder de los Círculos) y propone una dirección central fuerte con un único responsable máximo denominado Secretario General. A grandes rasgos, se parece a los partidos tradicionales, aunque con todos los mecanismos democratizadores internos que la sociedad ha venido pidiendo en los últimos años. El de Echenique pretende ser más horizontal, de modo que el poder de la cúpula sea muy relativo y esté repartido. Hace hincapié en los Círculos, a los que da un enorme autonomía, con lo cual se favorece el control de los los activistas frente a los registrados que no participan en asambleas ni actos similares. Muestra aversión al liderazgo y propone que al frente de Podemos existan tres portavoces ejecutivos, con una cúpula cuyo 20% llega por sorteo.

A ojos de todos puede resultar mucho más seductor, fresco, innovador y democrático el borrador de Echenique, por lo que voy a intentar exponer desde la lógica desventaja por qué prefiero apoyar el borrador de Pablo Iglesias, y así se entenderá el simil con El club de la lucha.

A nivel personal, considero que la propuesta Claro que podemos sería la más efectiva por varias razones, la principal y más subjetiva es que, me fío de los que crearon y dieron forma a PODEMOS y las directrices ideológicas que no dan lugar a dudas sobre la defensa de los de abajo, la recuperación de la soberanía y el respeto a la libre decisión de los pueblos a existir en el mundo. Sin embargo, de las posibles bases, no me fío tanto. En poco tiempo he visto cosas que no me han gustado tanto, he visto círculos que al poco tiempo se han convertido en club social para beber y salir de fiesta, y en los distintos foros, he visto participando a gente que bien podría ser de Falange o de UPyD. He conocido por terceras personas de las que me fío y pongo la mano en el fuego por ellos que miembros del PSOE incapaces de ascender al poder en su partido han “tomado” círculos de importantes barrios de Madrid para instalar su casta ahí dentro. Una buena amiga me ha llegado a revelar su decepción con Echenique alegando que -no es lo que parece- ni en su trato ni en su forma de ver las cosas, y un grupo desestabilizador expulsado del círculo de otro barrio importante de Madrid, fue el primero que apoyó a este para integrarse en su propuesta.

Por eso mismo, creo que Claro que podemos establece los mecanismos necesarios para mantener la fortaleza estructural y el necesario control ideológico que impida la contaminación interna por parte de elementos derechistas, fascistas, trepas, vagos y maleantes, neoliberales o simples infiltrados de otros partidos cuya única labor sea desestabilizar el partido, de esa forma se mantendría la verdadera esencia con la que nació PODEMOS.

Puede parecer una visión paranoica, pero no hay que olvidar que PODEMOS ha atraído el 3,3% de voto del PP, el 16’9% del PSOE y del 16,1% de UPyD, es decir, un amplio sector de votantes -y potenciales miembros- defensores de los privilegios de la élite y del nacionalismo español más rancio. Hay que estar alerta ante los trolls, porque como dijo Iñigo Errejón, “En PODEMOS caben todos, pero no cualquier cosa”.

La propuesta de Echenique la veo sobradamente democrática, pero peca de ingenuidad, y su modelo estructural daría vía libre a la entrada de trepas, vagos, y digámoslo abiertamente, fachas defensores de la casta, sería el principio del fin de la organización, que empezaría a pudrirse desde los propios cimientos. Y lo digo por experiencias mías y ajenas que cito anteriormente, por lo que me inclino por la propuesta de Pablo Iglesias. De ahí el símil del titular, PODEMOS está en juego, se debate entre el fuerte, original y estricto Club de la lucha, o el desvirtuado y desbordado Proyecto Mayhem.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s