La celebración de una derrota

Hoy no tengo clase, los comercios están cerrados y el horario del autobús es distinto al habitual, ¿Por qué? Porque hoy es 23 de Abril, fiesta en Castilla y León, en la cual se conmemora una derrota, un hecho que pudo cambiar la historia pero no lo hizo, como se suele decir, esto no es una historia americana, es una historia castellana. La revuelta de los comuneros…

La protesta comunera estalló en Toledo, en el verano de 1519; hallo en Salamanca, en febrero del año siguiente su programa casi definitivo; tuvo su sede en Ávila primero, luego en Tordesillas y por fin en Valladolid; murió, después de larga agonía en Toledo en febrero de 1522. A pesar de los ecos que despertó en importantes sectores del campo, el movimiento comunero encontró, pues, en las grandes urbes castellanas sus focos de predilección, su terreno favorito, sus partidarios más decidios.

Movimiento castellano, movimiento urbano, fue también en todos los sentidos de la palabra un movimiento popular. Bien lo comprendieron así los que, en Toledo, aclamaban al obispo Acuña como “remediador de los pobres” o los vecinos de Segovia, en aquel día de junio de 1521 en que los restos de Juan Bravo se sacaron de Villalar para ser depositados en el sepulcro de la familia: mientras pasaba la comitiva en medio de una muchedumbre impresionante, estrechamente vigilada por las tropas reales vencedoras, las muchachas del pueblo exclamaban: “Doleos de vos, pobrecitos, que éste murió por la comunidad”. Quizá tengamos en este grito de dolor la más sentida definición de los que quisieron ser las comunidades. Juan Bravo, Padilla, Maldonado, los héroes más conocidos de aquel dramático episodio de la historia de Castilla, fueron considerados en el siglo pasado como “mártires de la libertad”. El anacronismo ha sido muchas veces censurado, y con razón; lo que sí se puede afirmar de ellos es que efectivamente murieron, como se gritó en Segovia, por la comunidad, es decir, por una sociedad más fraternal, más calurosa, más humana.


Historia del movimiento comunero en Castilla

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La celebración de una derrota

  1. Luis Gil dijo:

    No nos veremos en otra. Inmersos en esta época deshumanizada de iPod e iPad y demás artilugios que atontonan las conciencias, no vemos más haya de nuestras narices y nos contentamos con lo que nos quieran dar. Un puto asco.

  2. sukoi-27 dijo:

    El pueblo de Castilla es tan víctima como los demás pueblos del estado de esa idea que es España….. que se inventa un pueblo, una nación para crear un estado para el control de un imperio, todo ello curiosamente dirigido por un “flamenco”…. y hasta hoy!!
    Memoria para los vencidos, casi siempre el pueblo….

  3. disidente dijo:

    Y el pueblo de castilla ha tenido que sufrir muchísimas veces cómo era utilizada su imagen por lo más casposo y reaccionario como icono de esa España homogenea, monolingüe y monocéfala, debe ser duro verse sometido a esa humillación y verse en la incómoda situación de servir de imagen involuntaria de la represión de los demás pueblos.

    No debe ser nada fácil aguantar eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s