¿Cómo afectaría el fin de ETA al PSOE?

A dos niveles, a nivel vasco (PSE) y a nivel español (PSOE).

A nivel vasco perdería el gobierno de la CAV con esos más de 100.000 votos sacados de las urnas y echados por el frente PPSOE al puchero/pucherazo/papelera, nuevamente en juego y contando el PSE volvería a ser un partido de oposicion, minoritario, según le corresponde por votos, y aunque importante, ni con los votos de sus aliados naturales del PP conseguiría conformar una mayoría. Habida cuenta de que incluso hoy, la suma de votos nacionalistas emitidos son más de 600.000 y el frente PP/PSOE cuenta con 480.000. EL PSOE necesita esos votos ciudadanos clave, fuera de las urnas a toda costa para poder ocupar el gobierno. Objetivamente no les interesa que ETA deje las armas. Les es asumible un “terrorismo de baja intensidad” que causara 3 o 4 víctimas mortales al año, de las que pudiera seguir sacando rédito electoral como hasta ahora. ETA en vez de ser un elemento desestabilizador para el PSOE es una fuente golosa de votos para el PSE. Durante la actividad violenta de ETA, el PSE ha pasado de tener en 1980 , 9 diputados, a tener en 1994 , 12 diputados, en 1998, 14 diputados, en el 2005, 18 diputados y en la actualidad 25 diputados . EL dicho “Unos agitan el árbol (ETA) y otros recogen las nueces (PSE)” nunca ha sido objetivamente tan cierto con datos en la mano. ¿Por qué iba a interesarle al PSE el fin de ETA si con ETA gana más? Ningún analista político ni electoral ha hallado una razón consistente.

A nivel estatal y como partido nacionalista español no tendría la excusa permanente de la violencia para abordar el “problema vasco” en sus parámetros políticos, electorales y democráticos, que es en resumen la negativa centralista/imperialista de aceptar que el pueblo vasco quiere algo (indepdencia, soberanía, derechos políticos y autogobierno) que les es vetado desde fuera. y situaría el problema en el mismo punto que la situación catalana, donde la mayoría social tiene una visión nacional y no regional/subordinada, de Cataluña. EL permanente y fructífero objetivo de presentar el problema vasco como un simple problema de orden público, de terrorismo, o de violencia, quedaría hecho añicos, y el problema político aparecería desnudo. En un escenario internacional donde a España no le interesa que se vean desnudos los problemas políticos, sino mezclados y confundidos. La sociedad vasca recordaría el lema nacionalista español de “primero la paz y luego la política” y lo exigiría.

Pasando de ésta línea

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s