Éste es el arzobispo que queríais

Entre vítores, saltos de júbilo, gritos homófobos y fascistas, con tres autobuses y un microbús provenientes de Palencia así como de otros pueblos y ciudades fue celebrado el nombramiento del nuevo Arzobispo de San Sebastián José Ignacio Munilla, con el arropamiento de varias personalidades del Partido Popular, como la expresidenta María San Gil, así se celebró “el derrocamiento de la iglesia nacionalista vasca” representada por el malvado Uriarte, eso sí, esta vez con las banderas españolas en casa para festejar la victoria del no nacionalismo en terreno eclesiástico.

Todo este júbilo se ha debido a la mala prensa vertida durante años contra su predecesor Uriarte, personaje carismático a quien desde los medios de comunicación y desde los partidos políticos españolistas se le ha identificado con lo más radical de la Izquierda Abertzale, la frase de Basagoiti lo refleja claramente “Batasuna tiene un apoyo menos”. Denostado una y otra vez por su apuesta personal por participar en un supuesto final de la violencia para intermediar entre Gobierno y ETA, al fín, el “no nacionalismo” veía cumplir su sueño, un arzobispo no nacionalista vasco al servicio de los dogmas tradicionales de la iglesia española.

Pues no lleva ni un mes y ya la está liando parda este señor, para empezar, se le descubrió una lista negra de “curas sospechosos”, un dato preocupante sabiendo los estrechos vínculos de la iglesia española con grupos violentos de extrema derecha. A los pocos días de ser nombrado, el 77% de los sacerdotes de la Diócesis guipuzcoana mostró su rechazo al nuevo arzobispo, vamos, que cuenta con un apoyo en su iglesia similar al de Patxi López en Euskadi, y para colofón final, ya se ha estrenado con dos declaraciones tremendas, la primera, para romper el hielo y predicar con el ejemplo de “Amarás al prójimo como a tí mismo”, diciendo “recomiendo a Zapatero que evite acercarse a tomar la Comunión por su ley del aborto”, y una segunda mucho más deleznable, sobre la tragedia en Haití, con un espeluznante “existen males mayores que los que están sufriendo los pobres en Haití, como nuestra pobre situación espiritual”.

Me imagino sobre todo que se referirá a la suya, pero bueno, esto no es más que un aperitivo, solamente es el principio y me temo que estaremos obligados a escuchar muchas más declaraciones de Munilla, pero en fín, la tarea principal ya está conseguida, ya no hay un Arzobispo que quiera un final dialogado de la violencia, ahora tenemos a este gran demócrata y sobre todo, moderado, a diferencia del ultraradical Uriarte, este es el arzobispo que queríais, que lo disfruteis. Éste es el arzobispo que queríais

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s