Reflexiones serias sobre Aralar

Image Hosted by ImageShack.us

Este es uno de esos posts profundos que me tomo más en serio que el resto, en los cuales intento hacer reflexiones de lo más íntimas sobre algún tema concreto del conflicto vasco. Uno de esos posts que no me gusta publicar en una plataforma de este tipo, ya que la mayoría de sus lectores no conocen bien el tema y suelen quedarse en las superficies mediatizadas con el típico “Batasuna es ETA, caca, culo, pedo, pis” dejandose llevar por la tinta de calamar sin hacer la más mínima intención de ahondar un poco en la profundidad que la seriedad del tema requiere. Pero aún así, he pensado crear este post para hacerme unas preguntas sobre Aralar que creo interesantes, y de las cuales todo el mundo puede aprender, o como poco, cuestionarse ciertas cosas que antes ni siquiera se había planteado.

Como algunos saben, Aralar es un partido escinto de Batasuna en 2000 y fundado por Patxi Zabaleta (cofundador de HB) y Julen de Madariaga (cofundador de ETA) entre otros. El motivo de la escisión fue el hartazgo de varios miembros de Batasuna por la aparente intransigencia de la directiva, por la manera que tenían algunos desde arriba de resolver las cosas “esto se hace por cojones y punto”, muy a la española por cierto, antes cojones y testosterona (pistolas) que razonamiento (diálogo), al igual que la sumisión al aparato militar de algunos de sus dirigentes, lo que provocaba que muchos jóvenes se encontraran peligrósamente cerca de ETA, cosa que a Zabaleta y Madariaga no les hacía ninguna gracia. Por lo tanto, sí, se puede decir que lo que diferencia a Batasuna y a Aralar en principio es la condena y no condena de la lucha armada. Hasta aquí, todo claro.

Sin embargo, hay cosas que hacen que encuentre en Aralar una incógnita considerable. Para empezar, Aralar me parece un partido de lo más respetable, con unos dirigentes muy dignos y unos principios de compromiso con los derechos humanos encomiables, sumándole a eso que tienen la misma perspectiva del conflicto vasco que Batasuna, por algo es un partido abertzale, pero es ahí donde la deriva de Aralar empieza a difuminarse y a contradecirse un poco.

Se supone que Aralar fue fundada para distanciarse de Batasuna en su firme rechazo de la violencia, por ello piden y exigen a ETA el fin de la lucha armada, sin ningún tipo de condiciones, para poder solucionar mejor el conflicto político. Pero a la vez contemplan, al igual que Batasuna y muchos otros ciudadanos (entre los que me incluyo), que ETA es el producto de esos problemas políticos sin resolver, y que a medida que políticamente se vayan resolviendo estos problemas, irán desapareciendo sus defectos, concluyendo con un fín de la lucha armada, entonces ¿En qué quedamos, ETA debe desaparecer primero para resolver esos problemas, o resolviendo primero los problemas políticos la lucha armada desaparece?

Aralar siempre se ha mostrado partidaria de la resolución política del conflicto, incluso negociada, pero defendiendo a la vez ambas teorías muestra una gran contradicción sobre la que camina continuamente intentando no parecer que defendiendo la segunda teoría puedan estar justificando la violencia de alguna manera de cara al público de toda España.

Otra cosa de gran valía en Aralar es que su existencia por separado, independientemente de Batasuna es la prueba feaciente que echa por los suelos la teoría fundamentada por la Ley de Partidos y avalada dos veces por Estrasburgo de que “todo es ETA”, metiendo a todos en el mismo saco y rebajándolos a nivel de “terrorista”, ya que reconocer que no todo miembro de Batasuna es de ETA y apoyar a la vez la Ley de Partidos es como comer tallarines con cuchara, pero por otra parte, y con la escisión de Batasuna ¿Hasta que punto es bueno que toda la gente que representa hoy a Aralar y que está fírmemente en contra de la lucha armada no se encuentre hoy dentro de Batasuna incidiendo con más fuerza en ese debate que se está dando en la IA sobre el fín de la violencia ?

Lo del tema de la estrategia política de Aralar son dos monedas al aire con dos caras opuestas cada una, y que siembra dudas sobre el devenir de este partido y su futuro a medio y largo plazo, porque si algo está claro en todo esto, es que la estrategia a seguir de más credenciales es la de Gerry Adams en Irlanda, y es que es fácil provocar una escisión, o dos, o tres, o las que hagan falta, pero eso no lleva a una resolución del conflicto, lo esencial es el trabajo diario, el persuadir cada día a todos y a cada uno de ellos de que la violencia no lleva a ningún sítio y que a día de hoy las armas son contraproducentes. Hoy la lucha armada solo consigue resultados diametralmente opuestos a los que se pretende conseguir, y eso los políticos españolistas lo saben demasiado bien… Se debe seguir con esa persuasión diaria hasta que con una mayoría clara se de el giro necesario. Pero para ello hay que mantener a todos en el mismo barco, si se quiere que ese barco llegue a buen puerto.

Por último, y concluyendo con la última paradoja de este post (y van…) supongo que es muy fácil, desde la silla de un ordenador juzgar la existencia de Aralar y sus motivos para escindirse de cara a una próxima resolución política, y es que debe ser una tarea muy ingrata ser miembro de Batasuna y estar en contra de la lucha armada. Por un lado, temes a algunos de tus propios compañeros que no están tan en contra de la violencia, otros compañeros se van por que no aguantan más y fundan un partido que condena la violencia, tú decides quedarte, por que si no lo haces, ¿qué va a pasar con el partido si solo se quedan los que no apuestan por las vías pacíficas?, y además de todo eso, tienes pisándote los talones a toda una sociedad que quiere enviarte al paredón por asesino conociendo únicamente tu filiación política, a la justicia española que te encarcela por tu actividad política por pertenecer a un partido ilegalizado, aunque esta actividad sea en favor del final de la violencia, y a unas Fuerzas de Seguridad del Estado que en cuanto pueden te ponen la bolsa en la cabeza o hacen que por arte de magia te “autolesiones”, todo ello ligado, como decía antes al prejuzgamiento de unas siglas a las que perteneces.

Lo dicho, intentar hoy día arreglar todo esto yendo al meollo de la cuestión y desde dentro, es una tarea muy desagradable, e intento comprender a Aralar y la bondad de sus convicciones, pero hoy día solo veo una Batasuna enjaulada por el estado y un barco a la deriva en Aralar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s