Un sueño llamado Iberia

Image Hosted by ImageShack.us

Todo comenzó aquel 25 de Abril de 2028, cuando Juan Carlos I, Rey de la antigua España agonizaba tras su larga enfermedad. Fueron tiempos de zozobra para los españoles, nadie podía evitar volver la memoria a tiempos pasados y con ello sus respectivos miedos, todo el mundo se pensaba qué iba a pasar, el final de la monarquía borbónica con la muerte de Juan Carlos era un secreto a voces, los monárquicos cada vez tenían menos peso en el país, y las masas pedían a gritos la llegada de una nueva República, tratando obviamente de no caer en errores del pasado. He ahí donde surgió una extraña conciencia mayoritaria popular, dotada de una gran madurez intelectual, que fue clave para que lo que en el pasado fuera una entelequia, en un tiempo más bien corto y sin grandes alteraciones, se conviertiera en realidad. La República Federal de Iberia.

Con la bandera más fea pero con la democracia más desarrollada de Europa. Así empezo triunfante este gran proyecto, en el que hoy, historiadores y expertos coinciden en que Iberia cuajó de manera tan eficaz gracias a la conjugación de dos sentimientos clave en dos estados que tradicionalmente habían vivido de espaldas uno del otro, y es que la mezcla de los aires del 25 de Abril en Portugal, y la vista tan cercana del fin de los Borbones en España fueron la clave que hizo que en apenas 6 años, se firmara la constitución de la Primera República Federal de Iberia entre un gran consenso político y social. Fue considerada la Constitución más abierta y progresista del momento. De ahí la fuerte oposición de la Iglesia Católica y la ultraderecha Europea.

Iberia fue un proyecto que partió de cero, desde su Constitución se reconocía así misma como estado plurinacional, por ello, otra de las claves en las que coinciden historiadores y políticos fue la organización territorial, en la cual la antigua España se disolvió en estados federados para integrarse a estos la actual Portugal, y así desterrar las fobias de Portugal hacia quienes veían en el iberismo la anexión de Portugal como una provincia española más.

Haciendo este primer análisis sobre estos primeros treinta años de Constitución Ibérica, podemos afirmar que los conflictos territoriales y de identidad fueron resueltos satisfactoriamente, con un estilo y una normalidad política que dejaron con la boca abierta al mundo, sirviendo de ejemplos para exportar a otros conflictos internacionales.

Por ejemplo, al partir el proyecto Ibérico desde el reconocimiento a sus distintas naciones y pueblos que integran voluntariamente el Estado Federal, se aliviaron notablemente las tensiones de índole nacionalista interna, aquellas que España jamás supo solucionar. Quedó recogido el derecho de autodeterminación para las naciones que lo solicitaran, por lo que el independentismo perdió mucho peso al comprobar que la sociedad no veía como prioridad solicitar la autodeterminación, viendo que el proyecto íbero cobraba forma y sentido. De la misma forma, y ante estos pasos tan decididos hacia al libertad y la democracia, la organización terrorista ETA vio dinamitar sus tres pilares maestros con los que sostenía su existencia (negación del derecho a decidir, eludir casos de torturas y malos tratos en las FSE, política de dispersión penitenciaria…) Esos tres problemas fueron políticamente resueltos y de manera paulatina, lo que hizo que el ya residual apoyo social a ETA cayera en picado, y que en consecuencia ésta, como un tumor al que ya no le llega el oxígeno, desapareció: “Euskadi Ta Askatasuna ha decidido, de forma unilateral e inexorable, dar comienzo al desmantelamiento de todas sus estructuras militares…” Jamás podré olvidar aquella tarde, con esa frase dando comienzo al telediario de las 14:00, fue algo emocionante…

Otro hueso duro de roer resuelto también magistralmente fue el de las lenguas del Estado Federal, para ello, los padres de nuestra constitución, mantuvieron muchas reuniones sobre el tema, sobre cómo acoplar la realidad plural de la península para darle una solución real y estructurada, para ello, en su correspondiente apartado de la Carta Magna, se basaron prácticamente en el modelo Suizo. Nuevamente, hoy pasados 30 años, podemos decir que Iberia volvió a acertar.

Solo quedaba pues aprobar la constitución, y una vez que la República Federal de Iberia echara a andar, determinar sus aspectos más controvertidos, a la Iglesia no le gustó nada que esta constitución fuera totalmente laica, con educación y religión separados, ellos la consideraron una Constitución roja y atea, pero socialmente fue muy arropada esta posición de neutralidad ante el mundo religioso, de la misma manera que ante el grito en el cielo del clero y los sectores conservadores, la legalización de la prostitución, la eutanasia, el aborto, las drogas y todo ello estando regulado por el estado, hoy, también 30 años más tarde, podemos afirmar que dichas medidas han supuesto un auténtico acierto, pues las mafias y demás bandas relacionadas con la prostitución y el narcotráfico son cosas del pasado en la República Federal de Iberia.

También podemos sentirnos orgullosos de la ley que salio de nuestras cortes, que protegía la vida animal, por la cual se suprimieron las corridas de toros, el tirar cabras por el campanario y demás “tradiciones” sustituyendo a estas la tradicional forma de entender el mundo taurino de portugal, quien extendió a toda la península su visión humana y artista de entender el toreo, y nos sentimos muy orgullosos de esta aportación culturalq ue nos han dado nuestros hermanos portugueses.

El único aspecto donde podemos coincidir en que existieron ciertas tensiones entre el estado y sus naciones fue a la hora de elegir la capital y demás ciudades donde iban a tener presencia los organismos políticos más importantes, pero después de intensos debates se tomó una decidión salomónica, quedando la capital en Madrid por centralidad, el congreso en Lisboa, y el senado en Barcelona, este fue modificado también en la nueva constitución, para que tuviera representación territorial. Actualmente esta partición Salomónica ha traido ciertos problemas de coordinación entre las tres partes, pero ha supuesto una forma inequívoca de asegurarse el protagonismo de la pluralidad del estado, siempre presente en nuestra constitución.

Y así es hoy Iberia, un estado que pisa fuerte en Europa, el segundo más grande demográficamente hablando, uno de los grandes a la hora de tomar decisiones en la UE. Aún quedan muchas cosas por hacer, Navarra y Euskadi decidirán dentro de tres meses si forman un estado federado común dentro de Iberia o continuan por separado, hoy por hoy las encuestas dan a entender que arrasará el NO a la unificación, también Treviño quiere decidir si se une a Euskadi o Extremadura a Castilla, pero no parece que la cosa vaya a cambiar demasiado. Lamentamos que en su día Andorra, Iparralde y el Rosellón se negaran a participar en estre fantástico proyecto, así como que Reino Unido se opusiera también a que Gibraltar fuese un estado más de esta gran Iberia. Pero hoy somos los que somos, estamos los que estamos, y nos sentimos muy orgullosos de lo que tenemos. Somos el centro del mundo, hace unos años nuestra selección deslumbró a todos en aquel mundial de México, donde en la final goleamos a Argentina con un golazo de Cristiano Ronaldo de falta, otro de Villa y otro de Xabi Alonso, (Apodados “los abuelos de la selección”) y ahora nos encontramos organizando la próxima Eurocopa de Iberia.

Esta es nuestra Iberia, y la verdad, no me arrepiento nada de que a partir de aquel 25 de Abril de 2028 se diera ese vertiginoso y arriesgado paso hacia adelante. 30 años más tarde nuestros niños conocen más de una o dos lenguas peninsulares, con esta generación venidera es relativamente facil poder comunicarte con cualquier persona en cualquier lugar de Iberia en Castellano, Portugués, Catalán, Euskera o Gallego, prueba feaciente de que la apuesta de educación lingüistica es de calidad en nuestro estado, y esa es otra cosa que yo hecho hoy en falta, hoy, ciudadano cercano a la tercera edad, procedente del antiguo Reino de España, echo en falta no haber recibido en mi infancia una educación como la vigente hoy en la R.F.I Señal de que las cosas se han hecho muy bien, y lo mejor de todo, esque esta Iberia ha cambiado la mente de la spersonas en muy pocos años, esta hoy, nuestra República Federal de Iberia, estado plurinacional donde culturas distintas conviven en perfecta paz y armonía, puede ser el germen de otro proyecto aún mayor, el de la Europa de los pueblos, otra vez, un mismo estado, diferentes naciones, lástima que ya sea mayor para poder verlo…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un sueño llamado Iberia

  1. Cohen Sommer dijo:

    Portugal é Portugal e nada mais. Deixem-se de devaneios castelhanistas que já não há paciência para vós espanhóis. Há 500 anos que vos temos de recordar constantemente que “de espanha nem bom vento nem bom casamento”, mas parece que ainda não aprenderam. E mais deixem de inventar estatísticas forjadas pela Universidade de Salamanca sobre o que os portugueses acham sobre essa absurda ideia de “iberismo”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s