El Golpe del 23-F no fracasó

Image Hosted by ImageShack.us

Mucho se habla del Golpe de Estado del 23-F que dio Tejero en términos casi de épica, de heroismo, y de victoria de la democracia sobre el totalitarismo, pero más allá de valoraciones triunfalistas sobre un Golpe de estado fallido, se debería analizar realmente lo que fue un golpe de estado que semifracasó, y digo semifracasó, porque el golpe de efecto que creó le permitió conseguir objetivos políticos que tenía pensado imponer una vez que su golpe militar triunfara.

En éste episodio hay escenas un tanto sospechosas, casi como de paripé, como el ver a los guardias civiles saliendo por una ventana trasera dando la mano a los “no golpistas” en plan, venga, ya está, ya hemos terminado, pero lo más llamativo en la transición, es que cada puñetazo en la mesa dado por la extrema derecha española traducido en asesinatos “ocasionales” (no olvidemos que la dictadura murió matando, a pesar de la valoración positiva del PP) supusieron un retroceso en las aspiraciones de la izquierda española, defensora en los inicios de la transición del reconocimiento al derecho de autodeterminación, contraria a la monarquía, y favorable al laicismo, al igual que a la creación de una autonomía para las cuatro provincias históricas vascas, en lo que iba a ser un modelo de estado similar al italiano, centralista, pero con plena autonomía para sus naciones. Un ejemplo de ese retroceso imparable fue el asesinato de Germán Rodriguez en sanfermines del 78 o la matanza de Atocha entre otras muchas más.

ETA y sus asesinatos un día sí y otro también ayudó por otro lado a dar alas y argumentos a la extrema derecha para pasar de los asesinatos circunstanciales al golpe militar, desgraciadamente en una época en la cual, al éjército español habría convenido tenerlo enjaulado y con bozal.

El golpe se dio, y a pesar de su “fracaso”, el efecto que quedó en la sociedad, y sobre todo en la izquierda española tras el fracaso material fue la de “hasta aquí hemos llegado” o se aceptaban las condiciones innegociables que la extrema derecha impuso en la constitución para llegar a la democracia, o la confrontación sería abierta, y eso ayudó al definitivo sellamiento de la izquierda en las posiciones de la nueva constitución, dando lugar al PSOE actual que canta la Internacional con el Rolex en la muñeca, su aceptación de la monarquía, la nación única e indisoluble, la iglesia entrometida en el estado, el llamado “café para todos” dando lugar a un estado indefinido en el cual a las naciones se les queda corta la autonomía y las demás regiones no pueden soportarla, y lo que es peor, la aceptación de ese tenebroso artículo de la constitución que da pleno poder y plena libertad a todo su ejercito para intervenir usando la violencia de las armas en caso de que alguna región “atente” contra la unidad nacional.

Y en estas estamos hoy, sin amenaza militar aparente ya, inmiscuidos en una transición que no parece que vaya a terminar, gracias a un golpe de estado que con su efecto atemorizador ayudó a mantener hoy día un estado “atado y bien atado” con el nacionalismo español como eje central, que le diferencia del franquismo más en cuestiones semánticas que en cultura democrática. Antes existía el TOP (Tribunal de Orden Público) hoy no, hoy está la Audiencia Nacional, antes había tortura, hoy no, hoy los detenidos se golpean contra las paredes o se caen por las escaleras, antes había presos políticos, hoy no, hoy existe “entorno de…” “miembro de…” “terrorismo desarmado” “terrorismo pacífico”… antes había censura, hoy, solamente, hay noticias que no aparecen en los medios de comunicación, antes gobernaban los padres y abuelos, hoy gobiernan los hijos y nietos, así que no me vengan con “El golpe fallido del 23-F” que tal golpe consiguió logros políticos mediante la violencia, y muchos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Golpe del 23-F no fracasó

  1. ciudadano x dijo:

    usted no se entera de nada señor mío,
    según el plan original del 23-f, un comando de “terroristas” sin identificar debían asaltar el parlamento y secuestrar al gobierno y diputados, ESTO daría la oportunidad al ejercito para restituir el orden, imponiendo un gobierno militar-civil de ultra-derecha.
    PERO en el último momento, se cambió el guión y se le ordenó a tejero ser él mismo el que asaltase el parlamento, dando al traste con el pretexto de los militares golpistas para controlar el estado.
    Menuda sorpresa se llevarían al ver a tejero encabezar el “comando terrorista”.
    ¿quién convenció a tejero para cambiar el plan en el último momento?
    ¿quien tuvo la capacidad de ocultar dicho cambio al resto de golpistas?
    Usted obvia que la ultra-derecha, como la izquierda (incluso la eta) estaba infiltrada completamente por elementos del CESID y las FCSE, así como la CIA, por lo tanto, el golpe pudo ser y fué, de esta forma, permitido pero manipulado para conseguir un objetivo distinto al que sus autores se encaminaban:
    la destrucción absoluta de la ultra-derecha política de españa, para dar paso a la social-democrácia, la entrada en la OTAN y la CE…de la mano de la izquierda ex-marxista de felipe gonzalez.
    El auténtico golpe fué contra la ultra-derecha, lo del 23-f fué el contra-golpe, una gran obra trágica en tres actos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s