Derecho de autodeterminación

Image Hosted by ImageShack.us

Sin duda alguna este es el asunto que más tergiversaciones, manipulaciones y salidas de contexto ha sufrido a lo largo y ancho de España. No por la compleja cuestión de definir hasta qué límite supodría el reconocimiento de este derecho, que ya de por sí daría como para debartirlo 500 años, si no del propio concepto del mismo, lo que significa para la sociedad española hoy día defender el derecho de autodeterminación.

¿Por qué está tan generalizada en España la equivocada idea de que apoyar el reconocimiento al derecho de autodeterminación es sinónimo de apoyar incondicionalmente la independencia? Me parece un error de bulto, y que a demás ha sido asimilado como si nada por la sociedad española. Yo mismo estoy a favor del reconocimiento al derecho de autodeterminación, porque los grandes temas merecen ser debatidos y creo en la democracia participativa, sin embargo a mí personalmente la independencia o no de los pueblos me da igual, solo apoyo su derecho a decidir y que la decisión de esa mayoría sea respetada allí donde está demostrado que existe un intenso debate.

El PSOE, UGT, CCOO y la izquierda española en general antes de firmar la constitución del 78 defendían abiertamente y de forma unánime el reconocimiento a tal derecho, al igual que defendían la creación de una comunidad autónoma para las cuatro provicias históricas vascas bajo soberanía española ¿a caso eran ellos en esa época independentistas? ¿al defender un organismo común entre Navarra, Álava, Guipuzcoa y Vizcaya estaban defendiendo a ETA?

Siempre lo he pensado así, defender el derecho de autodeterminación no es ser separatista, y como muestra tenemos la opinión de Julio Anguita, que se declara en contra de la independencia, pero a favor del derecho de autodeterminación, las razones que expone es que se muestra convencido de que en un supuesto referendum, ganaría el NO a la independencia de forma rotunda (como muestran muchas encuestas, la mayoría diría yo), razón por la cual a su juicio el estado español saldría más fortalecido y más unido al oficializarse una voluntad mayoritaria favorable a la pertenencia al estado, y como consecuencia, se callarían numerosos discursos victimistas hoy basados en la continua negación de tal derecho, y la verdad, al señor Anguita razón no le falta, y mucho menos una gran dosis de sentido común. La pena es que hoy ningún contrario a la independencia defiende tal derecho, no tienen la coherencia de Anguita, ni su sentido común.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s